Jueves, Marzo 30, 2017

SOCIEDAD

Papa Francisco: «La corrupción exige conversión»

MTI/ Texcoco Mass Media/Alejandro Palafox Beristain
Publicada: Diciembre 31, 2014

El Papa en el Te Deum. REUTERS//VATICAN//TEXCOCO HOY

Basílica de San Pedro, Vaticano.- (Texcoco Press).- «Los pobres, los marginados deben estar al centro de nuestras preocupaciones, de nuestras acciones cotidianas. Es necesario defenderlos, servirlos y no servirse de los más débiles». Lo dijo Papa Francisco en la homilía durante las celebraciones de las Vísperas en la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios y el Te Deum, el himno de agradecimiento por el año que está por terminar. También habló sobre los recientes escándalos de corrupción en la capital italiana. «Los graves hechos de corrupción que surgieron recientemente exigen una seria y consciente conversión, un renovado empeño para construir una ciudad más justa y solidaria en la que los pobres y los más débiles estén en el centro de nuestras acciones, indicó el Pontífice argentino en la última cita pública de este 2014.

El Santo Padre recordó que con el Te Deum, canto del tradicional himno de agradecimiento por la conclusión del año civil y la Bendición Eucarística, alabamos al Señor y al mismo tiempo pedimos perdón, y la actitud de agradecer «nos dispone a la humildad, a reconocer y a recoger los dones del Señor».

Francisco en su homilía nos invita a hacer un examen de conciencia, y responder a algunas preguntas: ¿cómo es nuestra forma de vivir? ¿Vivimos como hijos o como esclavos? ¿Vivimos como personas bautizadas en Cristo, ungidas por el Espíritu, rescatadas, libres? O ¿vivimos según la lógica mundana, corrupta, haciendo lo que el diablo nos hace creer que es nuestro interés?. El Papa Bergoglio afirma que siempre hay en nuestro camino existencial una tendencia a resistirnos a la liberación; tenemos miedo de la libertad y, paradójicamente, preferimos más o menos inconscientemente la esclavitud, explicó. Además Francisco destacó que la esclavitud nos impide vivir plena y realmente el presente, porque lo vacía del pasado y lo cierra ante el futuro, a la eternidad. La esclavitud nos hace creer que no podemos soñar, volar, esperar, recalcó.

Como Obispo de Roma también se detuvo en el hecho de vivir en Roma que como él dijo «representa un gran don para un cristiano».

Por eso nos invitó a responder a las siguientes preguntas en esta ciudad, en esta comunidad eclesial: ¿somos libres o somos esclavos, somos sal y luz? ¿Somos levadura? O ¿estamos apagados, sosos, hostiles, desalentados, irrelevantes y cansados?. Francisco, fiel a su persona, siempre recuerda y está cerca de los más necesitados y así lo hizo también presente en su última intervención del año: es «necesaria una gran y cotidiana actitud de libertad cristiana para tener el coraje de proclamar, en nuestra Ciudad, que hay que defender a los pobres, y no defenderse de los pobres, que hay que servir a los débiles y no servirse de los débiles!». Y así asegura que cuando una ciudad ayuda a los pobres a promoverse en la sociedad, ellos revelan el tesoro de la Iglesia y un tesoro en la sociedad. Al contrario, asegura que cuando no se está pendiente de ellos, la sociedad se empobrece hasta la miseria, pierde la libertad. Concluyendo su homilía, el Papa, insistió en pedir perdón y en dar las gracias, y en recordar que existe una «última hora» y que existe «la plenitud del tiempo».

VATICAN/DOMENICO AGASSO JR/TEXCOCO

© 2014 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros