Sábado, Mayo 27, 2017

SOCIEDAD

«Nunca más la guerra. La paz siempre es posible»

MTI/ Texcoco Mass Media/Alejandro Palafox Beristain
Publicada: Enero 01, 2015

El Papa Francisco saluda a los miles de turistas y peregrinos desde la ventana del Palacio Apostólico durante la primera oración del Ángelus del año en el Vaticano. EFE//ETTORE FERRARI/TEXCOCO HOY

Ciudad del Vaticano, Vaticano.- (Texcoco Press).- «Fraternidad entre los pueblos y nunca más la guerra». El Papa, citando los repiques de la campana Mater Dolens de Rovereto, que recuerda a los caídos de todas las guerras, repitió la esperanza de que «nunca más haya guerras, sino siempre deseo y empeño de paz y de fraternidad entre los pueblos». La «paz siempre es posible, y debemos buscarla», indicó el Pontífice ante alrededor de 50 mil fieles reunidos en la Plaza San Pedro.

«La proximidad de Dios en nuestra existencia -explicó el Papa argentino- nos da la verdadera paz, el don divino que queremos implorar especialmente hoy, jornada mundial de la paz. Yo leo allí: la paz es siempre posible. Debemos buscarla. Y allá oración en la raíz de la paz. y nuestra oración es la raíz de la paz, nuestra oración hace germinar la paz. Hoy, Jornada Mundial de la Paz: ‘Ya no esclavos, sino hermanos’, porque las guerras nos hacen esclavos. Un día que nos involucra a todos. Todos y cada uno según la propia responsabilidad. Recuerden bien, la paz es posible, y en la raíz de la paz siempre está la oración».

La mentalidad legalista hace que una ley se convierta en un yugo insoportable, advirtió Francisco. El hecho de que Dios se haya hecho hombre, recuerda que cada finalidad de liberación debe ser también de regeneración. «Cristo -explicó el Papa- asumió la condición humana liberándola de la cerrada mentalidad legalista, insoportable. La ley, de hecho, privada de la gracia, se convierte en un yugo insoportable, y, en lugar de hacernos bien, nos daña. Entonces, es este el fin por el que Dios manda a su Hijo sobre la tierra para que se haga hombre: una finalidad de liberación, es más, de regeneración. De liberación para ‘rescatar a los que estaban bajo la ley; y el rescate se da con la muerte de Cristo en la Cruz. Pero, sobre todo, de regeneración, para que recibiéramos la adopción como hijos. Incorporados en Él, los hombres se convierten verdaderamente en hijos de Dios. Este pasaje estupendo se da en nosotros con el Bautismo». Y el Papa preguntó a los fieles reunidos en la Plaza San Pedro: «¿Quién de ustedes recuerda el día en el que fue bautizado. la fecha del bautismo. levanten la mano. Son varios, pero no tantos. para los que no la recuerden, les dejo una tarea. Busquen esa fecha y cuídenla bien. Pueden pedir la ayuda de los padres del padrino de la madrina, pero ¿cuál fue el día en el que fui bautizado?¡ Es un día de fiesta!».

Durante los saludos finales, Francisco dijo: «Buen año a todos, que sea un año de paz. en el abrazo de ternura en el señor y con la protección de María. Y veo que hay muchos mexicanos, también los saludo. ¡Y son ruidosos, los mexicanos! Buen año y no se olviden de rezar por mí».

VATICAN/GIACOMO GALEAZZI/TEXCOCO

 © 2015 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros